Mercado de futuros

Publicado el Miércoles 20 Marzo 2019 en #futuros por Fabio Andrés Villafañe Sánchez (@TT_favillafanes)

Si te gusta, compártelo!


FUTUROS

Un contrato de futuros es un acuerdo entre dos partes, en el cual, el vendedor se compromete a entregar un bien (activo subyacente) en una determinada fecha establecida, a un precio estipulado, y el comprador tiene la obligación de comprarlo en el futuro, se negocian en mercados organizados y facilitan la transferencia de riesgo entre los diferentes integrantes del mercado, sus condiciones están estandarizadas por la sociedad rectora del mercado, por lo cual el único elemento susceptible de negociación es el precio.

Los participantes de este contrato no tienen como contrapartida directamente a la parte opuesta, sino al mercado de futuros, por lo cual se considera que se elimina el riesgo de crédito; ambas partes deben depositar garantías, las cuales serán utilizadas en caso de no cumplirse con sus respectivas obligaciones.

Una diferencia entre los forwards y futuros es, al ser el forward una operación tan específica, carece de un mercado secundario organizado, mientras que, al ser los contratos de futuros tan estandarizados, existe un mercado secundario en el que se pueden comprar o vender más de una vez dichos contratos, adicionalmente, en los mercados de futuros existen las “liquidaciones diarias”, es decir, que el comprador y el vendedor irán recibiendo o haciendo pagos de acuerdo a la variación del precio del activo subyacente del contrato.

Por lo general, en los contratos de futuros no se persigue el intercambio de principales, sino más bien la liquidación por diferencias; los contratos de futuros se pueden usar para cubrir riesgos (estrategia de cobertura), para buscar utilidades a cambio de asumir riesgos (estrategias de especulación) y/o para aprovecharse de las anomalías de los diferentes mercados (estrategia de arbitraje).

Los contratos de futuros se suelen cancelar mediante el intercambio de principales, por diferencias entre el precio del contado y el precio spot al momento de la cancelación del contrato, o realizado una operación en contra para anular el efecto del contrato (esta opción es la más usada).

Existen muchos activos subyacentes sobre los cuales se puede negociar un contrato de futuros (bonos, acciones, índices, divisas, entre otros), y todos buscan lo mismo, garantizar un determinado precio de compra o venta en una fecha futura establecida, cabe resaltar, que el precio de un futuro es calculado tomando el valor spot del activo subyacente, y llevándolo a un valor futuro en un periodo N de tiempo, a una tasa de rendimiento i, la cual varía dependiendo del activo subyacente en cuestión (este tema será abordado más a detalle en sus respectivos temas).

El diferencial entre el precio de futuro y precio spot se le llama base, este valor se va reduciendo a medida que nos acercamos al vencimiento, con tendencia a cero en el instante del vencimiento del contrato de futuros, la modificación de las variables que componen un futuro (precio, tiempo, y tasa de rendimiento) hacen que este fluctúe de manera positiva o negativa, lo que hace indispensable para el inversor de futuros (e inversionista en general) estar al tanto de las diferentes noticias que puedan tener un impacto en el activos subyacente.

 

Formación general de precios de los futuros

En condiciones de equilibrio financiero, el valor del futuro será igual a aquel que haga indiferente realizar la compra a contado con sus costes de financiación al tipo de interés libre de riesgo en el periodo N hasta la fecha de vencimiento o su respectivo ahorro para la compra del activo en el futuro a precios de mercado, es posible calcular de manera manual el precio de un futuro, y comparar ese resultado con los precios de mercado, para concluir si el precio del acivo en el mercado de los futuros se encuentran sobrevalorado o infravalorado.

 

Futuro sin pago de dividendos

Cuando el activo subyacente del futuro no paga dividendos, la formular para calcular su valor teórico es la siguiente:

F = S x (1 + (i x (n/360)))

Donde:

F = precio del futuro

S = precio spot

i = interés libre de riesgo (se pueden usar bonos del tesoro o los tipos de interés del país como referencia)

n = tiempo restante hasta el vencimiento del contrato (en días)

Ejemplo:

El inversor quiere contratar futuros sobre determinadas acciones para un plazo de 30 días, las acciones en cuestión cotizan en el mercado spot a 21,3 y el tipo de interés libre de riesgo se sitúa en 2,5%

 El precio del futuro será:

F = 21,3 x (1 + (2,5% x (30/360)))

F = 21,34

 

Futuro con pago de dividendos

El precio de un futuro con pago de dividendos es el valor spot capitalizado a una fecha futura, menos los dividendos recibidos, los cuales también son capitalizados a esa fecha

F = (S x (1 + (i x n))) – Ʃ (D x (1+ (i x n)))

Donde:

F = precio del futuro

S = precio spot

i = interés libre de riesgo (se pueden usar bonos del tesoro o los tipos de interés del país como referencia)

n = tiempo restante hasta el vencimiento del contrato

Ʃ = la sumatoria de… (cada uno de los dividendos)

D = dividendos pagados

Ejemplo:

Calcular el precio futuro de un activo con las siguientes características:

Vencimiento en 10 meses

Precio de contado: 10

Interés libre de riesgo: 2,5%

Paga dividendos por 0,75 dos veces al año (cada seis meses, siendo el próximo dividendo dentro de 3 meses)

F = (10 x (1+ (2,5%*(10/12))) - (0,75 x (1+ (2,5% x 7/12))) – 0,75 x (1+ (2,5% x (1/12)))

F = 10,21 – 0,76 – 0,75

F = 8,7

Para tener en cuenta: los dividendos no necesariamente son lineales y fijos, en caso de ser variable, es importante tener claro el valor de cada dividendo en su respectivo periodo de tiempo.

Si te gusta, compártelo!

1 Respuestas

  1. @TT_favillafanes 149 días
    He publicado un artículo titulado "Mercado de futuros" sobre #futuros en mi perfil de Tradertwit. Leélo aquí.