Mi artículo: Comprar acciones: ¿Cómo, cuando y dónde?

Publicado el Miércoles 16 Agosto 2017 en #general por Jose Miguel Bastida España (@TT_jmbastida)

Si te gusta, compártelo!


Hoy hemos pensado en aquellas personas que quieren acercarse al mundo bursátil y de los mercados financieros en general. Son muchos los motivos que una persona puede tener para convertirse en trader/inversor, desde el dinero (cosa muy legítima) hasta el misterio que encierra este campo. Algunos buscan una actividad que le permita desarrollar dotes intelectuales, otros sin embargo prefieren escoger estrategias más sencillas. Hay instrumentos, hay activos y hay mercados para todos los gustos.

Sea como sea, usted siempre ha querido comenzar a invertir dinero en los mercados, pero no sabe cómo hacerlo, dónde tiene que acudir, qué activos comprar, y unos cuantos etcéteras. Bien, este artículo está dedicado a todos aquellos que van a tomar contacto por primera vez con la Bolsa. De tal modo que explicaremos los primeros pasos que debe dar aquel que en un futuro puede llegar a ser un gran inversor.

¿Cómo puedo comprar acciones?

Lo primero que debemos reseñar es que en el universo de los mercados financieros existen gran cantidad de activos o valores que no son acciones. Las acciones son instrumentos (activos) del mercado de renta variable. Son partes del capital de una empresa y al adquirirlas el inversor tiene la condición de accionista, con los derechos políticos y económicos que esto conlleva.

Sin embargo, lo interesante de las acciones (y demás activos que cotizan en los mercados) es su variación de precio en el mercado, de tal modo que un inversor puede “comprar barato y vender caro”, aunque para ello en primer lugar debe aprender a operar en Bolsa.

¿Entonces, porqué comenzamos por las acciones y no otros activos (como bonos, materias primas, productos derivados, etc.)?

Las respuestas son sencillas, las acciones son instrumentos muy versátiles, existen acciones de muchas empresas (más grandes, más pequeñas, más riesgosas, muy tranquilas, de muchos países, etc.). Además se pueden comprar acciones al contado, es decir sin apalancamiento alguno. Cosa que es muy importante para dar los primeros pasos, aprender a gestionar las operaciones apalancadas (a crédito) con maestría. Pero ello se debe hacer poco a poco, aumentando paulatinamente y siempre sin perder de vista la gestión del riesgo. En definitiva, las acciones son el activo financiero perfecto para comenzar a invertir con fines formativos.

Bien, dicho todo esto, vamos a centrarnos en el tema. ¿Cómo se compran las acciones?

Una operación de bursátil comprende una transmisión de acciones admitidas a negociación en una Bolsa organizada. No quiero utilizar lenguaje muy técnico, así que para que nos entendamos, esto significa que las acciones son negociables (que se pueden comprar o vender) en un mercado organizado (con sus reglas), llamado la Bolsa de valores.

Para ello se debe contar con la participación de una figura que media en la compraventa de valores que sea miembro de la Bolsa. Puesto que los sistemas de contratación están establecidos de este modo.

Es por ello que forzosamente se requiere la figura de un bróker, un intermediario que se encuentra legalmente habilitado para la mediación y contacto con un miembro de la Bolsa, o puede ser él mismo miembro de la Bolsa. El caso es que el bróker es necesario para poder comprar o vender (negociar) acciones u otros instrumentos que coticen en mercados organizados. Es importante comprobar que este bróker esté autorizado, para evitar sorpresas y fraudes. Para más información puede consultar este artículo:

Los brókers obtienen sus honorarios a través de comisiones por operación, así mismo debes contactar con varios brókers (se encuentran con la figura jurídica de Sociedades de valores y Agencias de valores) para hablar con ellos sobre las comisiones, depósito inicial mínimo en una cuenta que abrirás con ellos y otras cuestiones de interés.

También una entidad financiera (como tu propio banco) se encuentra autorizada para actuar como bróker. No es la mejor solución puesto que normalmente las entidades financieras cobran unas comisiones mayores que una Agencia o Sociedad de valores. Pero para comenzar a dar las primeras órdenes puede ser interesante que el inversor se mueva por un ambiente conocido. Así mismo puedes hablar con tu banco y decirle que quieres abrir una cuenta de valores. De esta forma comenzarás tus andanzas de un modo más fácil.

Lo más normal es que las operaciones de compra y de venta de valores las hagas a través de internet, mediante una plataforma que te ofrece el bróker para ello. Debes familiarizarte bien con la plataforma y para ello muchos brókers ofrecen un simulador durante un período de tiempo. En el simulador puedes operar con dinero ficticio, pero ya hablaremos de simuladores, no nos adelantemos. De momento quiero hacerte llegar la importancia de conocer bien la plataforma de operaciones que te van a suministrar.

No está de más que aparte de la plataforma para operar en Bolsa online cuentes con un sistema de contacto adicional, como por teléfono. No puedes arriesgarte a perder el contacto con tu bróker, porque puede surgir alguna oportunidad o inconveniente y hay momentos en los que  deberás actuar rápidamente.

Los mercados bursátiles tienen un horario de negociación determinado, sin embargo puedes enviar a tu bróker órdenes de compra y de venta incluso cuando el mercado se encuentra cerrado. Pero eso sí, las órdenes quedan almacenadas y se ejecutarán en los primeros minutos de la siguiente apertura del mercado.

¿Cuáles son las órdenes que le debo dar al bróker para operar en bolsa?

Seguro que muchos de vosotros estáis pensando en un tipo, trajeado, en una oficina lujosa y con un teléfono gritando - ¡compra! -

No es exactamente así. Ya se ha comentado que lo más normal es que las órdenes se las des a tu bróker de forma online, a través de una plataforma. Pero hay unos tipos de órdenes que se deben conocer.

Las órdenes tienen un protagonismo que resulta evidente. Una orden mal dada puede hacernos perder dinero, por tanto y dado que son el medio por el cual nos comunicamos con nuestro bróker, deben ser precisas. Vamos a verlas:

  1. Limitada: se utiliza esta orden cuando se quiere dar un precio máximo en la compra y mínimo en la venta. El operador especifica un precio límite y la orden solo se ejecuta si el mercado alcanza o mejora dicho precio. El precio está garantizado, pero la ejecución de la orden no.
  2. A mercado: no tienen límite de precio alguno. Las órdenes se ejecutan según el precio que haya como contrapartida en el mercado. Si no se consigue comprar o vender todo el volumen de acciones en un precio determinado porque ya no existe contrapartida a ese determinado precio, se pasará al siguiente precio de contrapartida automáticamente.
  3. Por lo mejor: es como una orden a mercado, pero el precio de contrapartida existente en un momento dado queda fijado. Por tanto solamente se ejecutará la compra o la venta a un precio mejor que la primera contrapartida fijada para los casos en los que no se puedan comprar o vender todo el volumen de acciones al precio de contrapartida inicial.
  4. Válida hasta cancelación: por regla general, las órdenes limitadas que quedan sin ejecutar se cancelan al final de la sesión bursátil. Con este tipo de orden se le está dando al bróker una instrucción expresa de que esa orden no la cancele hasta que nosotros no lo decidamos.
  5. Orden de stop loss: una orden de stop es en sí misma una orden limitada, sirve para proteger al inversor cuando el nivel de precios avanza en su contra y decide cerrar la operación a un determinado precio porque asume que su hipótesis de inversión ha quedado invalidada y corta las pérdidas de esta manera. Se emite a un nivel de precio determinado y se ejecuta cuando el mercado llega a este precio. En el momento en que la cotización alcanza el precio la orden pasa a comportarse como una “orden a mercado”.

¿Qué acciones debería comprar?

Entramos en una de las partes de la inversión que merece estudio y formación. Hablamos de realizar un análisis bursátil, saber interpretar los mercados y los movimientos de los precios.

En principio, lo recomendable para que comiences sin riesgos ni sobresaltos es comprar acciones españolas fuertes, con mucho volumen de contratación (o lo que es lo mismo, acciones muy líquidas. Que tengan muchas compras y ventas) y que por consiguiente no estén expuestas a movimientos bruscos. Lo ideal son las llamadas “blue chips”. Vamos repasarlo todo con calma y explicarlo bien.

1. ¿Por qué acciones de empresas españolas?

Esta cuestión es fácil de responder. Al principio, para aprender, es necesario comenzar con mercados conocidos y familiares (al igual que se ha dicho de un bróker familiar, como tu banco), esto facilita el camino. Aquí es fácil conocer, o encontrar la información, sobre la situación política, económica, noticias importantes, sabemos el nivel de tipos de interés existente y la evolución general del mercado; puesto que su índice principal, el Ibex 35, sale en las noticias y prensa.

Las empresas españolas no nos resultan tan extrañas. Podemos acceder a su información a través de su página web en castellano, conocemos el paradigma fiscal que hay, sabemos a qué se dedican y la situación del sector en este momento. Con el tiempo, según vayamos cogiendo experiencia podremos operar en todos los mercados mundiales. En principio se trata de aprender y para ello es necesario no asumir muchos riesgos. Vamos a movernos en un ambiente conocido.

En las bolsas españolas existen muy buenas oportunidades de inversión, por más que digan lo contrario. Es un buen mercado para comenzar a aprender a invertir.

2. ¿Por qué acciones fuertes?

Bueno, también es debido a la misma línea argumental de antes. No queremos empresas que presenten muchos riesgos. Aunque existen mejores oportunidades y potenciales beneficios en otro tipo de empresas, en un principio necesitamos la confianza y la seguridad de las grandes empresas. Las características de estas empresas son que tienen una gran capitalización, se gana un plus de fiabilidad por la solidez contable que presentan, suelen ser acciones muy negociadas y por tanto muy líquidas.

Aún a costa de que se pierdan potenciales beneficios, estas acciones suelen tener unas fluctuaciones más tranquilas y esto al principio es una ventaja para comenzar a invertir. No queremos sobresaltos y fluctuaciones violentas (este es el concepto de volatilidad. De este modo, queremos valores muy líquidos y poco volátiles). Las empresas con mayor capitalización y volumen de negociación son las ideales para esto.

Es fácil detectar las acciones más fuertes, únicamente debemos fijarnos en el índice del mercado. Un índice es una media ponderada de las empresas más fuertes de una Bolsa determinada.

Por ejemplo, en España tenemos el Ibex 35 como índice estrella del mercado bursátil español, llamado mercado continuo. Si quieres más información sobre la historia y funcionamiento del mercado continuo español te recomiendo este artículo:

En fin, nuestro Ibex 35 es una representación de la Bolsa española mediante una media ponderada según la capitalización bursátil de las 35 mayores empresas, tanto en liquidez como en capitalización bursátil. Por tanto las empresas que pertenecen al Ibex 35 pueden ser aptas para comenzar a invertir, aunque también alguna que no se encuentra dentro del índice podría también sernos útil. Sin embargo, vayamos poco a poco, en principio concentrémonos en las empresas que pertenecen al Ibex 35.

3. ¿Qué son los “blue chips”?

La traducción literal significa “patatas fritas azules”. Parece que no tiene sentido, ¿verdad?

Sin embargo esta expresión anglosajona viene de los juegos de casino (aunque la Bolsa es muy diferente. Al igual que dice Josef Ajram: es una mala analogía debido a que en la Bolsa no se juega, se opera con estrategia, información y sentido común). En los casinos las fichas azules, llamadas “blue chips”, son las que representan la mayor apuesta. Se ha tomado este término para describir a los pesos pesados de cada Bolsa de valores. Es decir, las empresas más fuertes de todo el mercado.

En España, por ejemplo estas empresas son seis. Entre estas seis empresas se mueve más de la mitad del Ibex 35. Veámoslas:

  • BBVA: uno de los mayores bancos en España y Latinoamérica. En un día mueve millares de acciones.
  • Repsol: su negocio es la extracción de petróleo y gas. Es un referente en España de este sector y además la primera refinería que hubo en el país. Es uno de los valores estrella dentro del Ibex 35, una empresa segura.
  • Banco Santander: suele disputar con el BBVA la hegemonía bancaria española. Es el primer banco de toda la zona euro. Un gran gigante financiero que dirige la saga de los Botín. Su volumen es sorprendente.
  • Iberdrola: es una empresa que genera, transporta, distribuye y comercializa energía eléctrica. Es decir, abarca todo el proceso de la cadena de abastecimiento en el sector eléctrico. Una empresa de referencia para un sector estratégico. Esto hace que se incluya entre los “blue chips”, a pesar que hay autores que no la tienen en cuenta.
  • Telefónica: pasamos a otro sector estratégico y con oportunidades de futuro, las telecomunicaciones. Estamos hablando de la décima empresa mundial de este sector. Cotiza en varios índices internacionales y como no, es una de los pesos pesados de nuestro Ibex 35.
  • Inditex: Este es el valor que más capitalización tiene en la Bolsa. Empresa dedicada al sector textil, comercializando nada menos que ocho marcas. Al igual que lo visto en Iberdrola, se encarga de todo el proceso de la cadena de abastecimiento. Su propietario es Amancio Ortega, un hombre que se ha convertido en toda una institución en el mundo de los negocios. Inditex es una de las empresas españolas de referencia mundial.

(NOTA: la capitalización bursátil es el resultado de multiplicar el número de acciones existentes por el precio de cada acción).

Lo ideal sería concentrar nuestras primeras operaciones en acciones seguras y de calidad como estas. Sin embargo, también es cierto que las oportunidades pueden surgir en otras acciones, por tanto podemos ampliar la lista inicial de acciones para invertir a todas las del Ibex 35. Eso sí, sin perder de vista a estos valores de referencia.

Este apartado se completará cuando hablemos de la formación bursátil, ahí se verá todo lo relativo a los análisis necesarios para saber qué acciones comprar. Estas recomendaciones son para iniciarse en operaciones de Bolsa, con el tiempo y dedicación estarás capacitado para invertir en otros activos, otros países, otro tipo de empresas. Podrás abordar estrategias y operaciones más complejas, pero de lo que se trata es de “aprender primero y después ganar dinero”.

¿Cuánto capital necesito para comenzar a invertir en Bolsa?

Esta pregunta es subjetiva y compleja. Hay autores que exponen la necesidad de comenzar con un capital holgado. Otros, sin embargo, parten de los resultados obtenidos en un simulador previo y contar 3 veces la máxima racha de pérdidas que hayas podido tener (este concepto es el Draw Down) para determinar el capital inicial.

De todos los autores que he leído (y han sido muchos) he extraído las siguientes conclusiones:

  • En principio cuanto mayor sea tu capital inicial más tranquilidad, seguridad y mejores retornos absolutos tendrás.
  • Comprendo perfectamente que para un inversor totalmente nuevo en este apasionante mundo le sea muy difícil tomar la decisión de poner en la cuenta del bróker una cantidad de dinero importante. Bien sea porque no lo dispone y debe ahorrarlo o bien porque en un principio no tiene seguridad para arriesgar tanto.
  • Creo que tras un período de simulación se pueden obtener estadísticas y patrones de nuestros resultados, son los números con los que debemos trabajar en un principio. Por tanto el tener presente el máximo Draw Down puede ser interesante de cara a constituir el capital inicial.
  • Lo más importante de todo es la frase dicha más arriba “aprender primero y después ganar dinero”. Esto significa que no es necesario en principio obtener grandes beneficios, por tanto las inversiones realizadas deben ser mínimas. Así pues el capital inicial tampoco debe ser una gran suma.

En síntesis, me parece adecuado un capital inicial que leí en una publicación de Uxío Fraga, la cual explica que para aprender (no ganar dinero) es suficiente con un pequeño ahorro de aproximadamente unos 600 €.

Con este pequeño capital (está claro que cuanto más se disponga será más fácil) se puede ir practicando. Pero ojo, hay unas reglas:

  1. En principio este capital debe estar destinado a este fin exclusivamente, debes estar seguro de que no lo necesitas. Esto es válido para toda tu vida inversora. El tener un capital y prisa por ganar o algún tipo de urgencia nos hará operar bajo presión y esto no funciona así, la presión te hará tomar malas decisiones y perderás. Además nunca pongas a trabajar en Bolsa un capital que necesitas para otros fines.
  2. De este capital inicial (en este caso unos 600 €) no tienes capacidad para diversificar mucho. Concentra tu inversión en uno dos valores y retenlos durante unos días o semanas. No hagas operaciones por hacer algo. Tienes pocos cartuchos en la recámara y cada euro de este capital debe ser bien invertido. No puedes permitirte perder más de unos 100 €, no arriesgues más de esta cantidad. Si la operación lleva unas pérdidas que alcanzan los 100 € ciérrala sin pensar más (o deja una orden de stop loss).
  3. No esperes obtener ganancias entre los primeros 6 meses y un año. Tendrás operaciones ganadoras y otras perdedoras, pero si consigues aguantar el primer año manteniendo el nivel de capital, o lo que es lo mismo con un 0% de rentabilidad (bueno, pongámoslo entre el -1% y el 1% de rentabilidad), será un verdadero éxito. No te preocupes, tendrás tiempo de ganar, estás por el buen camino. No te desanimes.

Lo importante es operar bien, cuando aprendas a operar de una forma limpia, entonces podrás utilizar otros productos que ofrecen apalancamiento. El apalancamiento es un crédito que te otorga el bróker. Simplemente debes dejar un porcentaje como garantía para cubrir las pérdidas en las que puedas incurrir.

Por ejemplo. Mi bróker me permite un apalancamiento de 1:10. Esto significa que si yo aporto un euro de mi capital en concepto de garantía, el bróker me permite abrir una operación de 10 euros. O lo que es lo mismo, si aporto 600 € como garantía, puedo abrir una o varias operaciones por valor de 6.000 €.

Parece una ventaja pero en realidad es un arma de doble filo. Se debe manejar muy bien el aspecto de gestión del capital y riesgo para operar de esta manera. La cuenta se puede ir a cero en menos que canta un gallo. Lo he visto, todos los que nos dedicamos a este trabajo lo hemos visto, por tanto sabemos lo que decimos. El apalancamiento se debe utilizar paulatinamente conforme se gane experiencia y se sepa gestionar bien todas las cuestiones relativas al dinero y el riesgo asumido.

Hay productos financieros como los CFD (Contratos por diferencias) que ofrecen apalancamientos de 1:500. Esto para un inversor novato es una auténtica bomba de relojería.

No es malo trabajar con un simulador antes de pasar al mercado real. Desde Tradertwit ofrecen un buen simulador que además permite el aprendizaje sobre análisis bursátil, gestión del capital y del riesgo.

Un simulador es una buena forma de acercarte a los mercados sin arriesgar dinero real. Pero ten en cuenta que debes operar como si fuese en real, tomando las decisiones y arriesgando las cantidades adecuadas como si se tratase de tu propio dinero. De otro modo el simulador es inefectivo. Es por esto que el simulador ofrecido por Tradertwit sea adecuado y recomendable, se está expuesto a una comunidad inversora que comentará tus decisiones y corregirá tus errores. De esta forma pensarás dos veces las operaciones a realizar.

¿Cuánto dinero puedo ganar operando en Bolsa?

Esa no es la pregunta adecuada. Para saber cuánto dinero se puede ganar en la Bolsa de valores primero se debe saber cuánto dinero se está dispuesto a arriesgar en una operación sin que suponga un duro golpe para nuestro capital.

¿Cuánto dinero estoy dispuesto a perder en esta operación? Esta sí es la pregunta que nos desvelará todos los misterios.

Vamos a ilustrar la explicación con un ejemplo:

Supongamos que comenzamos a operar en Bolsa. Tenemos una cierta formación sobre los análisis bursátiles y sabemos en qué empresas debemos fijarnos. Además contamos con un capital inicial de 600 €.

Como ya se ha comentado la gestión de este capital resulta una herramienta incluso más poderosa que el análisis bursátil. Es necesario gestionar bien nuestra cuenta. A ello hay que sumarle la importancia de la gestión del riesgo que vamos a ver a continuación.

También se ha dicho que una de las reglas básicas de nuestra gestión de capital es que no nos podemos permitir que la cuenta tenga una pérdida máxima de unos 100 €. Es decir, el 16,66% del total. Este es el primer requisito, sin embargo nunca ni tan siquiera nos acercaremos a este nivel de riesgo en cada una de las operaciones que hagamos. Un 16,66% puede ser dividido en 4 operaciones perdedoras de un 4,16% cada una. Este será nuestro riesgo de pérdida en cada operación.

Tras nuestro análisis nos fijamos en el Santander, a día de la fecha y a esta hora, tiene una cotización de 5,665 € la acción. Vemos algo interesante, se mueve en un rango lateral y que acaba de rebotar en su parte más baja (en un soporte). Con lo cual, tras indagar un poco más, concluimos que la acción tiene muchas probabilidades de subir hasta la parte más alta del rango en el que se mueve la cotización (también llamada resistencia).

Bueno, la primera pregunta que debemos hacernos es ¿si la operación sale mal, cuando sabremos que queda invalidada? En este caso, tenemos la certeza de que nuestra hipótesis está mal planteada si la cotización en lugar de subir, baja y lo hace a niveles más bajos que el soporte del rango en el que se mueve. Observamos que este nivel se encuentra en los 5,471 €.

Le damos un poquito más de margen, para que no sea tan ajustado. Podríamos marcar una orden de cierre de la operación (stop loss) en un nivel de 5,46 €. De esta forma en caso de que la operación salga mal tendremos una orden de venta limitada puesta en ese precio y no perderemos más que 0,205 € por cada acción comprada.

En caso de que la operación sea buena y la cotización suba hasta la resistencia que marca el rango, situada en los 6,01 €, ganaríamos 0,345 € por cada acción comprada.

Veamos el primer cálculo. Podemos perder 0,205 € por acción, sin embargo podemos ganar unos 0,345 euros por acción. Si dividimos la ganancia potencial entre la pérdida potencial (lo que se denomina el factor riesgo/beneficio) nos arroja una cifra de 1,68.

Este ratio es insuficiente, una buena operación debe tener un factor riesgo/beneficio de entre 2 y 3 (cómo mínimo). Vamos a proceder a esta operación para seguir con el ejemplo ilustrativo, sin embargo quiero dejar constancia que el factor R/B no es adecuado y puede ser un buen motivo para abortar la operación.

El siguiente cálculo es decidir cuantas acciones podemos comprar con nuestro capital. En este caso si tenemos 600 € y las acciones nos cuestan 5,665 cada una (sin contar comisiones del bróker), deducimos que podemos comprar 105 acciones (600/5,665=105,91).

Seguidamente debemos traducir estas acciones a la pérdida máxima potencial. En este caso si podemos perder unos 0,205 € por acción y vamos a comprar 105 acciones, tendremos una pérdida máxima de 21,52 € (repito, más las comisiones que nos cobrará el bróker, no se tienen en cuenta por motivos de no complicar el ejemplo).

Vemos que este importe supone un 3,58% de nuestro capital. Por tanto parece un riesgo aceptable, está muy lejos de la la pérdida máxima total de un 16,66% y está comprendido en nuestra pérdida máxima por operación, la operación tiene luz verde. Otra cosa distinta es que en esta operación no ganaremos un importe merecido, debido a que el factor riesgo/beneficio no es el adecuado. En concreto ganaremos unos 36,22 €, menos las comisiones del bróker.

Manejarse con maestría con las cuestiones de gestión de capital y riesgo resulta imprescindible para cualquier operación bursátil. El dinero que se puede ganar es el resultado del factor riesgo/beneficio y lo ideal es que nuestras operaciones tengan un ratio mínimo de 3.

Para acabar este apartado, también diremos que en términos generales los gestores profesionales tienen como objetivo el fijarse en un determinado índice y obtener una rentabilidad igual o superior. En nuestro caso podría ser el Ibex 35, dado que nuestras primeras operaciones estarán centradas en el mercado español.

Los gestores, se las ven y se las desean para superar en rentabilidad al índice del mercado en que operan. Si por ejemplo el Ibex 35 se ha revalorizado en un año un 21% , tratándose de un buen año (a día de la fecha lleva una revalorización acumulada en lo que llevamos de año de un 20,19%). Pues los gestores profesionales sudan tinta de calamar para superar la rentabilidad marcada. De hecho hay teorías que explican que los mercados son tan eficientes que resulta imposible batirlos (es la teoría de eficiencia del mercado), vamos que es perder el tiempo. Hay gente que lo consigue, pero ya les informo que se trata de un duro trabajo incluso para profesionales muy bien preparados.

Por tanto, un inversor nobel debe contentarse con aguantar el capital durante el primer año (como ya se ha comentado), en el momento que aprenda a operar bien, con conseguir entre un 6 y un 8% anual, es un buen resultado para no asumir mucho riesgo.

¿En qué necesito formarme para ser un buen operador bursátil?

La formación en Bolsa es un elemento imprescindible. Como ya se ha dicho antes, la Bolsa no es un juego, no es ni se parece tan siquiera a un casino. Hay que trabajar duro para convertirse en un buen operador.

Básicamente una persona interesada en operar en los mercados no necesita unos estudios superiores ni conocimientos profundos de economía. Sin embargo, al manejar aspectos tales como decidir qué acciones comprar y en qué nivel de precios comprar, se hace necesario aprender todo lo relativo al análisis bursátil, en sus dos vertientes.

Las dos formas de analizar un mercado son el análisis fundamental y el análisis técnico. Por una parte el análisis fundamental se encarga de analizar y sopesar el entorno económico, condiciones del sector empresarial y una tasación de la acción basada en sus datos contables, su situación económica, financiera y demás aspectos que marcan los “fundamentos” económicos para que una acción tenga un determinado precio.

Por el contrario el análisis técnico se centra en el estudio de los gráficos. Puede parecer un análisis basado en técnicas esotéricas, pero lo cierto es que es muy efectivo. Esto es debido a que los gráficos tienen ya en cuenta los aspectos fundamentales y el precio de una acción, así como el rastro que ha ido dejando el cuál se observa en un gráfico puede ofrecer una valiosa información, puesto que refleja las reacciones del mercado. Entendiendo el mercado como una enorme masa de compradores y vendedores. Al saber interpretar los sentimientos, psicología y reacciones de esta masa, se puede anticipar hacia dónde puede ir dirigida la cotización de un valor.

Esto que puede parecer sencillo tiene muchos entresijos, un operador bursátil completo deberá manejar bien los dos análisis. Además de una gestión del capital y el riesgo de forma impecable y por último debe diseñar y entrenar su mente para vencer al miedo y la codicia. Estos son los conocimientos básicos que debe tener todo operador:

  1. Piscología inversora
  2. Análisis fundamental
  3. Análisis técnico
  4. Gestión de capital y riesgo

Es posible aprenderlos, además de un modo autodidacta. Ahora bien, manejar como un profesional estos aspectos le costará tiempo y esfuerzo. Sin lugar a dudas una buena formación en Bolsa que ofrecen profesionales puede ayudarle y acortar el camino de su preparación.

De lo que no hay duda es que es necesaria una cierta formación, sea por cuenta propia o a través de cursos especializados que se ofrecen. La diferencia estriba en el tiempo y el esfuerzo necesarios para  llegar al mismo objetivo. Una buena formación le ahorrará mucho de esto, para más información sobre los tipos de acciones formativas que se ofrecen en internet pueden consultar el siguiente artículo:

 

Si te gusta, compártelo!

  1. @TT_jmbastida 93 días
    He publicado un artículo titulado "Comprar acciones: ¿Cómo, cuando y dónde?" sobre #general en mi perfil de Tradertwit. Leélo aquí.